miércoles, 23 de abril de 2014

Venezuela: diálogo entre gobierno y oposición

Diálogo y resultados


Toda la comunidad internacional, incluyendo los EEUU, la Unión Europea y el Vaticano, claman por el diálogo entre gobierno y oposición en Venezuela.  Por tanto, quien se opone al diálogo comete más que un error una solemne estupidez, como diría Talleyrand.  El debate con el cual se inició el proceso de diálogo fue diáfanamente provechoso para la alternativa democrática. Algunos exigen que el diálogo siga siendo público, sin embargo la teoría de la negociación enseña que las reuniones de trabajo en una negociación seria deben ser privadas, porque en caso contrario las partes le hablarían siempre a sus “galerías” y el resultado sería el fracaso de la negociación. En cambio, los resultados del diálogo-negociación deben ser públicos. En la primera reunión  privada del incipiente proceso, los resultados manifestados públicamente fueron limitados: una comisión de la verdad ampliada con personalidades independientes aceptables para ambas partes y la aparente exclusión de Diosdado Cabello, una junta médica paraSimonovis y la participación de los gobernadores y alcaldes de la oposición en los planes de seguridad del gobierno. Los objetivos mínimos de la oposición en este proceso deberían ser: 1) la liberación de los presos políticos, empezando porSimonovis, Leopoldo y los alcaldes Scarano y Ceballos; 2)La restauración de sus derechos de diputada electa a María Corina Machado;3) El desarme de las bandas armadas oficialistas; 4)La elección de acuerdo a la letra y al espíritu de la Constitución del CNE, el Tribunal Supremo de Justicia y de los integrantes del Poder Ciudadano, en otras palabras,los miembros de estas instituciones deben ser aceptables para las partes. Es fundamental precisar que, en el caso del CNE únicamente deben ser posibles dos alternativas, la ideal: 5 personas decentes, aceptables para ambas partes y la más realista: 2 personas cercanas al gobierno, 2 cercanas a la oposición y una aceptable para ambas partes.

Muchos en la oposición argumentan que es de ilusos creer  que el régimen aceptará conceder estas solicitudes y que por tanto no sólo es  inútil negociar, sino que se les da un “respiro” al gobierno legitimándolo y enfriando la “calle”.  Antes que nada,  hay que decir que las protestas no violentas por el desastre socioeconómico pueden y deben seguir.  Lo fundamental es que si el diálogo terminase en un fracaso, este debe ser claramente  atribuido, frente a la comunidad internacional, representada por UNASUR y la S.Sede, al rechazo del gobierno a respetar la Constitución. Así se haría definitivamente evidente la carencia de legitimidad democrática del régimen. El “chavomadurismo” es un sistema político híbrido que la ciencia política contemporánea podría calificar como un autoritarismo plebiscitario o competitivo con vocación totalitaria de estirpe comunista. Pero es un régimen que, en este siglo y en este hemisferio, requiere para mantenerse de un fuerte  apoyo popular. Ese apoyo que fue mayoritario por unos años, se basó en el carisma del extinto caudillo, en una chequera  petrolera muy abultada y sostenida en el tiempo y en la carencia de una alternativa creíble en la oposición.  Esas tres variables ya no existen y efectivamente todas las encuestas serias recientes, por primera vez en doce años, reflejan que los que se definen “chavistas” son menos que los que se proclaman de oposición, además a diferencia del “comandante supremo y eterno”,  una gran mayoría de la población le achaca la grave crisis socioeconómica  a MaduroEn conclusión, es evidente que el diálogo le conviene a la oposición democrática que a su vez, para no perder su existencial condición de alternativa creíble, debe necesariamente  mantener la indispensable Unidad, por encima de las normales diferencias tácticas y personales. Sin Unidad, sólo hay suicidio político, exilio, estupidez y fracaso.

martes, 22 de abril de 2014

La saga de Fray Gian Galeazzo Ruspoli

La saga de Fray Gian Galeazzo Ruspoli


Alegoría de la Orden de Malta
Todo sobre el Bailío Gran Cruz de Justicia y Gran Prior de Pisa Fray Gian Galeazzo Ruspoli de la milenaria Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, denominada hoy simple-mente como Orden de Malta, además de otras publicaciones, listado general y portadas de libros.


El autor: Carlo Emanuele Ruspoli

Fray Gian Galeazzo Ruspoli es un personaje que en su semblante de fantasma procedente del guerrero de la alegoría de la ilustración ha ido seduciendo a su descendiente Carlo Emanuele Ruspoli con cada una de sus historias, hasta ejercer en él la fascinación que despiertan los grandes detectives de la literatura, como Hércules Poirot o Sherlock Holmes. Gracias a sus investigaciones, el lector podrá profundizar en su universo, en su carácter peculiar, en su exquisita cultura, en su círculo familiar, cargado de luces y sombras. No obstante, Ruspoli siempre es un personaje enigmático, que guarda tras su rostro inescrutable multi-tud de misterios y talentos desconocidos. Ruspoli nació en 1137 en Siena, en el seno de una noble y adinerada familia toscana. Gian Galeazzo creció junto a sus seis hermanos y cursó sus estudios universitarios en Florencia y Roma. A los veinte años ingresó en la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, por ser el más joven de los hermanos. El mayor heredó el mayorazgo, el segundo el campo, el tercero fue militar, y las dos hermanas fueron casadas para formar nuevas alianzas familiares. A los diez años dos lamas tibetanos se presentaron en la residencia familiar de Siena y, tras ser aceptados por sus padres, le examinaron por ser la posible reencarnación del lama Shiakamuni, padre de la medicina tibetana. Tras ingresar en la Orden de San Juan cursó estudios de medicina y cirugía, derecho magistral y canónico, entre otras doctrinas y se convirtió en caballero Profeso a los cinco años, tomando los votos solemnes de pobreza, castidad y obediencia. Sin embargo en un momento de pérdida de memoria tuvo hasta una relación con una noble franco-egipcia de la que nació su única hija Ginebra. Tras ejercer durante años la medicina en Tierra Santa, sus extraordinarias capacidades le fueron llevando a otros terrenos, tales como la judicatura de la Orden y sobre todo la investigación que paulatinamente se convierte en su principal actividad por la que es llamado a resolver los casos más difíciles. El ya Fray Gian Galeazzo Ruspoli, héroe de la antigüedad, se convierte en un asombroso investigador de otras épocas. Viaja en el tiempo y en el espacio y puede estar en cualquier parte. Para no defraudar a sus compañeros en sus viajes en el tiempo su cultura fue actualizada convenientemente.

El aspecto físico de Gian Galeazzo Ruspoli impacta a quien le ve por primera vez. Es alto, delgado, esbelto y de maneras elegantes. La distinción que caracteriza su forma de caminar queda reforzada por sus trajes, siempre negros y confeccionados a medida, por las diestras manos de un sastre italiano. Ninguna facción del caballero Profeso pasa inadvertida. Sus ojos, de un penetrante color gris azulado parece que irradian luz por sí solos. Y su cabello, de un rubio plateado y resplandeciente, contrasta con la oscuridad de su atuendo. Tiene el aspecto, en todas las novelas posteriores a la primera donde se relatan sus primeros años, que recuerda al triste hidalgo Don Quijote de la Mancha de Cervantes, es decir un hombre que ronda los cincuenta años de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro; gran madrugador, amigo de la oración, la meditación, la caza, las artes marciales  y de la buena condición social. Como dicta su abolengo, los modales y gustos de Gian Galeazzo Ruspoli son distinguidos. Sus pies sólo calzan zapatos elabo-rados en la mítica zapatería artesanal Sebago, que encarga directamente en New England cuando se encuentra en la época adecuada. Asimismo, su paladar es refinado y exigente, por lo que a veces encarga que le manden manjares exclusivos cuando está investigando un caso en cualquier parte del mundo. Y conoce los buenos vinos como un gran sumiller.

Vaya donde vaya, Gian Galeazzo Ruspoli se desplaza con los me-jores medios a disposición en la época en la que se encuentre. Cuando Gian Galeazzo Ruspoli sonríe, cosa que sucede en raras ocasiones, algo en su interior permanece gélido e insondable. Su voz es aterciopelada pero con la firmeza del cuero. Su arrogancia no es gratuita. Gian Galeazzo Ruspoli ha estudiado tantas disciplinas que su nivel intelectual supera el de todos los que le rodean: domina varias lenguas, muertas o vivas, es experto en medicina, arte, literatura, artes marciales y ciencias esotéricas, y un verdadero maestro en el arte de la meditación. La vastí-sima cultura de Gian Galeazzo Ruspoli es inabarcable, pero aun así, el Profeso continúa formándose e investigando sobre las más diversas materias.

Su destreza, cultura, inteligencia y valentía han convertido a Gian Galeazzo Ruspoli en un investigador letal e implacable y en un hábil manipulador de la mente humana capaz de adoptar distintas personalidades. No obstante, ha conseguido ganarse la confianza de sus fieles colaboradores, quienes creen a ciegas en las habilidades y la pericia del investigador. Como todos los genios, Gian Galeazzo Ruspoli tiene enemigos que le han marginado y perseguido, e incluso fue torturado, casi muerto, esclavizado, condenado y en prisión. Aun así, quien trabaja con él comprende de inmediato que se encuentra ante un caballero Profeso sorprendente, un investigador superdotado, una mente única, compleja y clarividente al servicio de los necesitados y de la justicia.


Estas son las novelas históricas protagonizadas por Gian Galeazzo Ruspoli y su hija Ginebra hasta el momento:

1. El Profeso, la epopeya de un héroe de la Edad Media: 684 páginas en formato A5, 185.000 palabras. Sinopsis: es la epopeya vivida por un caballero medieval de la Orden de San Juan, Fray Gian Galeazzo Ruspoli, medico y cirujano, enviado al Hospital de Jerusalén, ascendido a Bailío, luego a medico de la Casa Real, luego a Apóstol de la Vera Cruz. Participó desde entonces en todas las batallas del Reino Latino de Jerusalén contra los musulmanes, protegiendo la santa reliquia al frente del ejército. Vivió grandes aventuras, desveló algunos de los mayores secretos de la antigüedad, sufrió prue-bas extremas. El relato de sus hazañas es el resultado de las múltiples entrevistas del espíritu del guerrero antepasado con el mismo autor de la obra. Abarca temas de religión, historia, política, guerras, batallas, onírica, medicina, meditación, magia, esoterismo, viajes astrales, su-perstición, locura, traiciones, torturas, reliquias, esclavos, asesinos, amazonas, amor, etcétera, y catarsis final del protagonista que regresa finalmente a su tierra de Toscana treinta años después de haberla deja-do por la Orden para tomar las riendas del Gran Priorato de Pisa. La novela arranca desde la infancia hasta la madurez del protagonista.

2. Asesinato en el Letrán: 511 páginas en formato A5, 95.100 palabras. Argumento: el Gran Prior y Bailío de Justicia, Fray Gian Galeazzo Ruspoli se encuentra en Roma en el año 1188, acompañando a su Gran Maestre, Fray Garnier de Naplouse procedente de Chipre, para presentar el nuevo Código y los Estatutos de la Orden de San Juan adaptados a las nuevas circunstancias tras las perdidas del Hospital de Jerusalén y de las Encomiendas de Tierra Santa. Un suceso inesperado y de consecuencias imprevisibles trastoca su estancia, el Arzobispo designado Baldwin de Canterbury, amigo personal del Gran Maestre, que viajó en la galera de la Orden con ellos desde Pisa, ha sido asesinado y han desaparecido las reliquias y los tesoros de incalculable valor que el alto prelado llevaba consigo para Su Santidad, Clemente III. A los dos hermanos de Justicia de la Orden se les encarga la resolución de este trágico suceso, aparentemente sencillo, porque el principal sospechoso es otro hermano de Orden y Capellán Conventual, que ha sido apresado huyendo cerca del palacio de Letrán, lugar de los hechos. Sin embargo GG en su nueva responsabilidad de investigador, se resiste a aceptar y confirmar esta culpabilidad porque hay demasiados cabos sueltos, y muchos sospechosos envueltos en una trama en la que se entremezclan horrendos crímenes del pasado, locos sueños de grandeza y oscuras ambiciones de poder.

3. Muertes de Profesos. 589 páginas en formato A5, 141.500 palabras. Sinopsis: El Gran Prior y Bailío de Justicia, Fray Gian Galeazzo Ruspoli, durante sus oraciones diarias en la capilla del Gran Priorato de Pisa, tras regresar de Roma donde pudo descubrir quién asesinó al arzobispo designado de Canterbury, percibe la visión de un Ángel que le comunica que la Orden de San Juan a la que pertenece necesita de sus servicios como monje guerrero e investigador en el futuro. Sorprendido ante esta petición que abre nuevas perspectivas a su vida, no puede evitar que la curiosidad se adueñe de él. El Ángel le cuenta entonces la historia de la Orden de Malta y sus cinco siglos de lucha encarnizada contra el Islam. Pero añade que su carácter militar acabó a principios del siglo XIX con la pérdida de sus últimas posesiones territoriales del archipiélago Maltés. La Orden había olvidado por completo su faceta militar y se había centrado desde entonces en sus obras hospitalarias, religiosas y culturales. Sin tener un adecuado cuerpo de seguridad, se encuentra inerme y no puede oponerse a una complicada trama que podría acabar en primer lugar con la vida de algunos de sus ilustres caballeros profesos investigadores de la historia de Jesús y de confir-marse sus investigaciones podría minar los cimientos de hasta la misma Iglesia. Pero antes de todo el Ángel le pone al corriente de los cambios en el mundo debido al progreso, para que no se encuentre desfasado y pueda manejarse perfectamente en una época diferente. Gian Galeazzo acepta dichoso e ilusionado ante el reto, comunica al Ángel que su vida está al servicio de Dios y se ve al instante proyectado hacia el año 2.000, ocho siglos después de la época en la le tocó vivir. Tiene que luchar con relación a los servicios secretos israelíes, palestinos, vaticanos, la sociedad secreta San Pío V y sobre todo contra el relajamiento de las costumbres de la Orden dividida entre sus loables y enconados es-fuerzos hacia los necesitados y sus señores los enfermos, mientras muchos de sus dirigentes se dedican a una vida mundana donde sobre todo prevalece la pedantería y la vanidad. Las normas se han relajado y ya no existe la dura selección que la Orden exigía antaño a sus aspirantes y novicios. Su Gran Maestre Fray Andrew Bertie es un agradable señor inglés, antiguo profesor de catequismo y virtual experto en artes marciales, que vive tranquilamente dedicando la mitad del año a sus descansos y reposos y no quiere que su rutina se altere bajo ningún pretexto. Los historiadores profesos encontrarán datos inquietantes que podrían cuestionar la divinidad de Jesús sobre la que se basan los cimientos de la iglesia. Por ello la Iglesia tiene sumo interés en silenciar todo lo que contradiga a la doctrina oficial que defiende desde hace dos milenios. El cardinal protector de la Orden convoca al Gran Maestre para que acuda a la llamada del poderoso cardinal alemán prefecto de la congregación de Doctrina de la Fe, quien gobierna por delegación de Su Santidad, un gran Papa de origen polaco, los aspectos espirituales y hasta temporales de la Iglesia. Este es por lo tanto el peligroso marco donde se desarrollará la labor del Profeso quien deberá aportar todas sus virtudes y habilidades para evitar un desenlace trágico. ¿Logrará Gian Galeazzo llevar a cabo su misión celestial? ¿Cambiará la historia de la Iglesia? La acción se desarrollará en tiempos distintos. Por un lado la vida de Jesús y sus apóstoles en su época y después de su muerte, por otro la contemporánea a la acción de Gian Galeazzo, pasando por la historia intermedia, siguiendo la pista a ciertos datos a través de la his-toria y los siglos, donde intervendrán hasta los caballeros del Temple.

4. El Profeso en Tíbet. 931 páginas en formato A5, 200.600 palabras. Sinopsis: Acudiendo a una petición de ayuda astral formulada personalmente por el Dalai Lama, el Gran Prior y Bailío de Justicia Fray Gian Galeazzo Ruspoli tendrá que viajar a unos monasterios remotos del Tíbet para esclarecer una amenaza de tiempos lejanos y enfrentarse a un enemigo que nadie nunca ha visto. El robo de un artefacto único y misterioso, tendrá que ser resuelto por el Gran Prior de Pisa acompaña-do por Lobsang Daizin, un Lama médico. Las peripecias sufridas por Fray Gian Galeazzo van desde un atentado con bomba sufrido que casi le cuesta la vida, hasta la persecución implacable del ejercito rojo chino y de otras grandes aventuras. ¿Logrará Fray Gian Galeazzo cumplir con la ardua petición de ayuda del Dalai Lama? ¿Por qué Gian Galeazzo siempre está disponible para ayudar siempre de forma desinteresada a las causas justas? Uno de los grandes e inquietantes secretos acerca de la vida de Jesús encontrará también una explicación en este libro. En la novela hay una introducción con una descripción de las principales características de la religión y cultura tibetana a fin de agilizar la comprensión de su lectura. El autor, Carlo Emanuele Ruspoli, un historiador y estudioso hechizado por su extraordinaria religión y cultura milenaria, reclama la devolución del Tíbet a los Tibetanos. En la novela hay un glosario y explicaciones para facilitar al lector una comprensión de la religión y cultura tibetana.

5. El Profeso y el diablo: 594 páginas en formato A4, 181.000 palabras. Sinopsis: La policía de homicidios de Nueva York solicita al Arzobispo Monseñor Timothy Dolan de la diócesis metropolitana la colaboración de un investigador de la Iglesia Católica por las peculiaridades observadas en unos asesinatos que parecen obra de Lucifer. El Arzobispo no dispone de nadie que pueda ayudar pero oyó hablar en los ambientes de la curia vaticana de un hombre extraordinario en la Orden de San Juan, un Profeso, así que llama al Presidente de la Asociación Norteamericana de la Orden de San Juan, Fray Edward Mac Pherson para solicitar su ayuda. Mac Pherson, cuya vida había salvado el Gran Prior y Bailío de Justicia Fray Gian Galeazzo en Roma unos años antes, se pone en contacto con su gran amigo y hermano de Orden, utilizando el sistema que le había sugerido entonces Gian Galeazzo, es decir mediante  los lamas del Kadampa Meditation Center de Nueva York, ubicado en medio de 82 acres en el precioso valle del río Delaware en Glen Spey, a unas dos horas en coche de Nueva York y a tan solo unos minutos de las fronteras de Nueva Jersey y Pensilvania. Pero además de dedicarse a la oración y a la enseñanza, los lamas han desarrollado un sistema de meditación trascendental cuántica que permite trasladar personas en el espacio y en el tiempo. De esta manera traen a petición de Fray Mac Pherson a Fray Gian Galeazzo Ruspoli que deberá enfren-tarse a la inexplicable muerte de un famoso crítico de arte. Esta vez le acompañará el detective de origen italiano de la policía neoyorkina asignado al caso. El cuerpo del asesinado se encontró en una habitación cerrada con llave desde dentro, con la marca de un crucifico grabada a pecho sobre su pecho, la huella de una garra en la pared y un insoportable olor a azufre. ¿Será obra del diablo? La investigación le llevará de vuelta a su tierra de Toscana donde Gian Galeazzo se verá obligado a enfrentarse con fuerzas desconocidas hasta ser víctima y padecer una venganza abominable. Y no está nada claro que consiga sobrevivir…

6. El Profeso y el emperador: 406 páginas en formato A4. 138.000 palabras. Sinopsis: Tras regresar de una estancia en Italia, completamente restablecido, Gian Galeazzo se encuentra con su hija Ginebra en la casa gótica de la familia Ruspoli en Nueva York. Ginebra está catalogando la importante biblioteca Ruspoli de unos 100.000 volúmenes incluyendo incunables, pergaminos, documentos y cartas anti-guas. En ese momento su hija está estudiando los tomos de la historia del Imperio Romano centrada con la crisis del siglo III y somete a su pa-dre a una pregunta inquietante. ¿Conseguirán los persas frenar la ex-pansión del mundo cristiano con su invasión? ¿Afectará al imperio ro-mano quien proclamará el cristianismo con el edicto de Milán en el año  313 como religión oficial solo dos generaciones después? En Anatolia, año 269 d.C.: el emperador ilirio Claudio II el Gótico se encuentra cer-cado por los persas en la ciudad de Edesa. Decidido a lograr un acuerdo con sus enemigos, sale de las murallas acompañado de su guardia, al mando de Aureliano; pero los persas, traicionando la inmunidad de los negociadores, apresan a los romanos y los obligan a hacer trabajos for-zados en una mina. Gian Galeazzo decide entonces acudir a la ciudad de Edesa para intentar salvar al emperador disfrazado para la ocasión como una rencarnación de Rómulo, el fundador de Roma con Remo, hijo del dios mitológico Marte y nieto de Júpiter. Pero al darse cuenta que es probable que tuviera que ayudar a los romanos en caso de que no consiguiera evitar el engaño hacia el que iban encaminados de forma inexorable, decide optar por un disfraz que sirva para poder estar con la oposición. Se decide por ser el príncipe Songtsen, hijo del rey Nyatri Tsenpo  para los persas. Ese rey fue el fundador del reino de Yarlung, que es el nombre tibetano del río Brahmaputra, que nace del monte sa-grado Kailash, en el Tíbet occidental y fluye paralelo al Himalaya en un valle muy largo. Junto con Aureliano y sus hombres que logran escapar de los trabajos forzados y burlar a sus perseguidores, también gracias a la ayuda de otro extraño personaje. Este procede de un remoto país, del que Aureliano apenas había oído hablar antes: China, el Imperio del Centro. China, con sus bellos paisajes, sus extrañas costumbres y sus técnicas de lucha, tan sorprendentes como eficaces, fascina a Aureliano, y más aún después de enamorarse de Fan Bingbing, su guía en el mágico y misterioso país. Las aventuras de los tres, los contrastes de sus culturas, sus amores, son la base de esta vibrante y cautivadora novela, en la que la aventura se conjuga con los sentimientos y con una historia que, no por ser sorprendente y poco conocida, es menos real. La legión perdida de Craso, o simplemente la legión perdida, es el nombre con que se conoce a una hipotética legión romana compuesta por parte de los cerca de 10.000 legionarios hechos prisioneros tras la batalla de Carras por los partos en el año 53 a. C. Esta legión, «perdida» para los historiadores romanos, reaparecería supuestamente en las crónicas chinas en el año 36 a C. Durante la época del agitado triunvirato de Julio César, Pompeyo y Craso, éste último se hizo cargo de la campaña contra los partos y avanzó por la actual Turquía al frente de un imponente ejército de 42.000 soldados; los romanos que lidera están com-puestos por siete legiones, 4.000 arqueros y 4.000 jinetes galos, y se creen capaces de escarmentar a la temida caballería parta, que es el cuerpo principal del ejército enemigo. Pero éstos fueron derrotados en Carras (la actual Harrán, Turquía) por el ejército parto, siendo humilla-do el ejército más poderoso del mundo de entonces, dieron muerte al triunviro Craso e hicieron prisioneros a más de 10.000 de sus soldados. A caballo entre la realidad y la leyenda, se sabe por Plutarco y Plinio el Viejo que estos hombres fueron conducidos al extremo oriental del Imperio parto, en la antigua Bactriana (el actual Afganistán), siendo la mayoría esclavizados o condenados a trabajos forzados. Pero los partos conservaron algunas unidades dispuestas a seguir combatiendo a cambio de no ser condenados a muerte o a la esclavitud. Así, una parte de la legión cautiva fue mandada a las proximidades del río Oxus (hoy Amu Daria) en la Bactriana (el actual Turkmenistán) para luchar contra los hunos, desapareciendo allí su rastro. El caso es que, tras la firma de la paz entre romanos y partos en el año 20 a. C., se estableció el retorno de los prisioneros, pero ya entonces se desconocía totalmente dónde estaban los efectivos supervivientes de las derrotadas legiones de Carras, pese a los esfuerzos que se dedicaron a su recuperación de los soldados apresados. La hipótesis de Liqian. En 1955, el historiador y sinólogo estadounidense Homer Hasenpflug Dubs, en una conferencia impartida en Londres titulada «Una ciudad romana en la antigua China», afirmó haber encontrado el destino de estos legionarios, encajando los datos de Plutarco y Plinio el Viejo con las crónicas históricas de la dinastía Han, que reinó en el Imperio Han de China entre los años 25 y 220 de nuestra era. Según este investigador, la legión perdida reaparece en las crónicas chinas de la dinastía Han en el año 36 a. C. En ese año el general Gan Yanshou emprendió una campaña militar en los territorios fronterizos occidentales, la actual provincia de Xinjiang, contra los nómadas xiong nu, antecesores de los hunos, por Bactria y el río Oxus. Las crónicas de esta campaña, que nos ha llegado a través del historia-dor y biógrafo del general chino Gan Yanshou, Ban Gu, que participó en aquella contienda, han hecho pensar a algunos expertos que los defen-sores de la ciudad de Zhizhi (actual Dzhambul, cerca de Taskent, en Uzbekistán), eran miembros de la legión perdida. En ellas se menciona una batalla librada por esta ciudad entre el ejército chino y un extraño contingente constituido por soldados veteranos, muy disciplinado y protegido en una fortaleza de madera de forma cuadricular que protegía el asentamiento. Se señala que éstos usaban fortificaciones de empalizadas rectangulares y que entraban en combate perfectamente organizados («alineados y desplegados en una formación como de escamas de pescado») en la puerta de la ciudad, lo que recuerda a la testudo roma-na, en la que los infantes se protegen unos a otros formando con los escudos una especie de coraza. La ciudad de Zhizhi fue tomada final-mente y los 1.000 prisioneros extranjeros fueron deportados a China y asentados en la ubicación de la actual Yongchang (provincia de Gansu, China), en el desierto del Gobi, para proteger las fronteras del imperio chino y a sus habitantes de las incursiones tibetanas. Pero el antiguo nombre de Zhelaizhai, que se encuentra en la provincia de Gansu, ha terminado por sacar a la luz al cabo de dos mil años la historia de la legión perdida. El nuevo lugar en que fueron asentados los prisioneros fue llamado por decreto imperial Li-Jien o Liqian; el topónimo, docu-mentado por primera vez en el año 5 d. C., no es sino una variante chi-na de «Legión», un nombre que además era el usado por los chinos para referirse a Roma desde que los antiguos chinos tuvieron noticias de su opulencia y poder a través de sus comerciantes en Alejandría. Además, llama la atención este topónimo pues era extremadamente raro que los chinos diesen a sus ciudades nombres extranjeros. Años más tarde, siguiendo la tendencia confuciana a la rectificación de los nombres, el lugar fue renombrado como Jie-lu, que significa "cautivos". Algunos creen que los descendientes de este contingente fue derrotado y arrasado en el siglo VIII por tropas tibetanas, que en aquel entonces eran mercenarios terribles, auténticos señores de la guerra, pero los estudios genéticos hechos en Li Jian dan pie a pensar otras cosas. En 2001 los diarios Los Angeles Times y L'Express sacaron a la luz unos datos que identificaban un poblado remoto como punto final de la aventura de los legionarios de Craso, demostrando importantes diferencias físicas entre los nativos de la zona y el resto de los chinos. Desde entonces, los análisis de ADN realizados por la Universidad de Lanzhou confirman que un 46 por ciento de los habitantes de Zhelaizhai -entre los que hay ciudadanos con ojos azules y verdes, pelos rizados y o de color castaño y pelirrojo, y gente con narices aguileñas- mostraban una curiosa afinidad genética con poblaciones europeas, según informó el semanario francés. Hace años se encontraron en torno a cien esqueletos de hace más de mil años con una altura promedio superior a los 180 centímetros. A pesar de que la existencia de la legión perdida pueda estar más allá del mito, la realidad es que, aun con las posibles evidencias bibliográficas; los análisis de ADN realizados a la población y los restos romanos encontrados en excavaciones arqueológicas (monedas, cerámica, cascos y una gran piedra cúbica que alberga misteriosos restos de estilo occidental. También se sabe de restos de una fortaleza, con 30 metros de longitud y medio de alto, que según los nativos hasta hace poco más de 30 años, medía más de 100 metros de longitud y era mucho más alta), no existen certezas concluyentes de presencia romana durante este periodo en la China imperial, teniendo en cuenta que Li-Jien fue un puesto avanzado que estuvo localizado dentro de la antigua ruta de la seda.

7. El Profeso y la monja: 393 páginas en formato A4. Más de  114.500 palabras. Novela presentada al premio de novela histórica AL-FONSO X EL SABIO de 2013. Sinopsis: La acción de la presente novela tiene lugar sobre el amplio telón de fondo de la intervención inglesa en España, mientras los hijos del rey Eduardo se preparaban para marchar a Castilla y restaurar a don Pedro el Cruel en el trono. El incidente permite echar un vistazo a la maquinaria económica de la guerra. Los combates intermitentes de la Guerra de los Cien Años tuvieron lugar en suelo francés y los soldados que participaban en ellos no eran miembros de un ejército regular, asalariado en la guerra y en la paz, ni eran todos ingleses; esencialmente eran mercenarios, pagados sólo durante las campañas activas. Cuando los mandos ingleses se retiraron, muchos de estos soldados fueron abandonados para que encontraran el camino de vuelta como mejor pudieran. Algunos de ellos, que en su patria chica no tenían que esperar más que la pobreza o la servidumbre, o le habían cogido gusto a vivir en el extranjero en las compañías del Príncipe Negro, decidieron quedarse en el continente. Formaron compañías organizadas, llamadas compañías blancas y merodearon por los campos franceses tomando fortalezas y formando mafias de protección, mudándose cuando habían agotado los recursos de una zona. Aunque eran ingleses, bretones, españoles, alemanes y gasco¬nes, sus capitanes casi siempre eran ingleses. Y los jóvenes ingle¬ses, al enterarse de la for-tuna y reputación hechas en estas compa¬ñías, veían en ellas una carre-ra potencial, como hace Roger en esta novela. Hay algunos que más adelante se volvieron héroes de Francia fueron arrastrados a estas compañías al comienzo de sus carreras. El bretón Bertrand du Guesclin maduró su técnica de guerra de gue¬rrillas entre los mercenarios. Com-prensiblemente, el pueblo de Francia quería que su rey los librara de aquellos mercenarios que aterrorizaban los campos. Y en 1365 el rey Carlos de Francia vio un modo de hacerlo. Enrique de Trastámara, abanderado de la nobleza castellana, pidió al rey Carlos que lo ayudara contra su medio hermano don Pedro el Cruel, que quería aumentar el poder real y limitar el de la nobleza, apoyándose en los campesinos y comerciantes. Carlos estaba predispuesto contra Pedro, pues se decía que éste había mandado asesinar a su esposa, una princesa francesa, poco después de divorciarse. El papa había excomulgado a Pedro como enemigo de la Iglesia; no ayudó que se hubiera hecho amigo de un rey moro de Granada. Así, alentado por el papa, el rey Carlos pidió a Bertrand du Guesclin, al que había nombrado caballero, que reuniera a las compañías blancas y las condujera al otro lado de los Pirineos para ex-pulsar a Pedro y poner en su lugar al Trastámara. La maniobra fue un éxito. Pero Pedro no tenía intención de aceptar calladamente la de¬rrota: se volvió hacia Inglaterra en busca de ayuda del Príncipe Ne¬gro para recuperar su corona, ofreciéndole un cuantioso pago. Los ingleses esta-ban muy motivados para mantener la poderosa armada castellana como aliada. El Príncipe Negro se preparó en Aquitania y Juan de Gante, du-que de Lancaster, empezó a reunir un ejército de soldados y arqueros para apoyar la empresa. En la novela, Fray Gian Galeazzo Ruspoli, quien había luchado a lado del primer duque de Lancaster, Enrique de Grosmont, y había sido promovido a general por sus méritos, trabaja con sus antiguos compañeros de armas Doyle y Looper para desarrollar un mé-todo eficaz de preparar a los arqueros que necesita el hijo del rey, Juan de Gante. No sabemos hasta qué punto Charles Douglas  fue espía; a comienzos de la década de 1360-1370 estudió derecho y contabilidad en los Inns of Court y quizá también sirvió un tiempo en el ejército de Lio-nel en Irlanda. Hacia 1367 era caballero de la Casa Real; a fina¬les de aquel año la muerte de Blanche de Lancaster inspiró su primer gran poema, The Book of the Duchess. Respecto de su misión en Navarra he seguido la interpretación que da Donald R. Howard del salvoconducto conservado en los archivos de Pamplona, que autorizaba al poeta a «en-trar, permanecer, trasladarse y salir». En pleno verano de 1355, una joven monja llamada Hyacintha  muere víctima de las fiebres de la ciu-dad de Beverley , siendo enterrada inmediatamente por medio a que se extienda la peste. Un año más tarde, una mujer que afirma ser la monja Hyacintha resucitada, aparece en público pregonando historias deliran-tes sobre milagros y reliquias. Tras la aparición de esa atormentada figura acontecen una serie de muertes misteriosas y el arzobispo de York, intranquilo, le pide al comendador de la Orden de San Juan de la en-comienda local un investigador que pueda explicar los hechos. El comendador se pone en contacto con Fray Gian Galeazzo Ruspoli para solicitar nuevamente su ayuda, siendo la persona más adecuada para investigar resolver los misterios. Desde el principio, imaginé a Hyacintha como un personaje ambiguo, según el modelo de María Magdalena. Tal como la describe Susan Haskins en María Magdalena: mito y metáfora, la santa había evolucionado de discípula y amiga de Cristo a prostituta arrepentida que sufrió una larga penitencia como eremita en el desierto: de hecho, en el siglo XlV las referencias a María Magdalena, la María de Marta y María y la prostituta que lava los pies de Cristo habían sido combinadas en un único símbolo y la María Egipcíaca del siglo V también había sido incluida en la mezcla. Es la Magdalena de la medalla que pierde Hyacintha en la primera escena, un regalo del hermano que adora. La medalla es un talismán de la buena suerte. Sirve como recordatorio de que un personaje como Hyacintha no puede ser analizado en términos modernos; su creencia en el poder protector de la medalla es parte de su fe. Lo mismo puede decirse del remordimiento de Hyacintha por haber robado una parte de la leche de la Virgen del convento. San Agustín se jactaba de tener tal reliquia, muy popular en una época de gran devoción a la Virgen María y el pueblo creía en el poder de esas reliquias, por las que hacía peregrinaciones para recibir la gracia. Fray Gian Galeazzo, quien ya colaboró anteriormente en aquella región con el anterior duque de Lancaster, esta vez acompañado por su hija Ginebra, con la que se ha establecido temporalmente en York , comprando una casa con jardín para hierbas medicinales y creando una nueva botica para devolver la salud al pueblo, acepta el encargo del arzobispo y ni corto ni perezoso se desplaza a Leeds para entrevistarse con el espía del rey Eduardo, Charles Douglas, quien le pone sobre la pista de un grupo de soldados mercenarios sospechosos de intentar traicionar el rey por encargo de la poderosa familia Wentworth. Mientras tanto, Ginebra Ruspoli procura que la monja le explique la verdad y le confiese el terrible secreto que compartía con su hermano. Armonizando con una elaborada reconstrucción del siglo XIV con una intriga apasionante, El Profeso y la monja es el séptimo de los casos resueltos por Fray Gian Galeazzo Ruspoli lleno de colorido y de emoción. For-malmente hay que indicar que el siglo XIV comprende, lógicamente, los años 1301-1400, ambos incluidos. Es sin duda uno de los más nefastos de la historia de la humanidad, el siglo está marcado por las graves pla-gas y las guerras que asolaron casi toda Europa. Entre 1315 y 1317 se produjo la denominada Pequeña Edad de Hielo que acabó con miles de cosechas causando miseria y hambrunas. A mediados de siglo, entre 1348 y 1355 hubo un brote de peste bubónica, denominada «peste ne-gra» que acabó con un tercio de la población europea. Por si esto fuera poco, la muerte del último rey de la dinastía de los Capetos en Francia, causó un conflicto europeo por la sucesión, los franceses coronaron a Felipe VI de Valois, primo hermano del fallecido rey capetingio. Pero como es normal, ninguno de los otros pretendientes al trono quedaron satisfechos, Eduardo III, rey de Inglaterra y pretendiente legítimo al trono de Francia, inició las hostilidades con Francia, dando inicio a la Guerra de los Cien Años, la más duradera de la historia de la humanidad. En el resto de Europa, seguirían los conflictos, en Castilla se pro-dujo una guerra civil por el trono, entre Pedro I de Castilla, apodado "El Cruel", contra su hermanastro Enrique de Trastámara, el conflicto que mantenían Inglaterra y Francia lo trasladaron a Castilla, apoyando uno a cada bando. Por otra parte, el Imperio Otomano seguirá expandiéndose sobre todo a través de los Balcanes, aunque con un muy reducido Imperio Bizantino que aún resistirá las acometidas otomanas.

8. La hija del Profeso: 781 páginas en formato A4. Más de  272.000 palabras. Sinopsis: Durante un tiempo Fray Gian Galeazzo Ruspoli fue incapaz de contarle a su querida hija Ginebra  la verdad sobre la obsesión que ha guiado parte de su vida.  Ahora, entre sus pa-peles, ella descubre una historia que comenzó con la extraña desaparición del mentor de Fray Gian Galeazzo, el antiguo Gran Prior de Roma Fray Franz Lobstein que fue anteriormente un importante profesor de historia en varias universidades, la última en La Valletta, y que conoció gracias a su primer traslado en el tiempo . Lobstein le atrajo hacia la vida académica, como una solución para educar convenientemente a su hija en la era moderna, gracias a la capacidad que atesora Fray Gian Galeazzo para desplazarse en el tiempo por medio de una técnica de meditación cuántica aprendida del Dalai Lama . La amistad entre ellos fue consolidándose con el tiempo hasta el punto de que Gian Galeazzo le eligió para que le dirigiera en el perfeccionamiento de su preparación como profesor de historia de novicios en la Academia Internacional y Universidad de La Valletta, Malta. Pero precisamente en La Valletta, Franz Lobstein desaparece. Y es justamente allí donde se encuentra con la mujer de su vida Ileana, hija de Lobstein, hacia la que paulatinamente Gian Galeazzo va a sentirse atraído de forma irresistible. Tras las huellas de su querido maestro, Gian Galeazzo recorrió antiguas bibliotecas en Estambul, en Budapest, monasterios en ruinas en Rumanía, remotas aldeas en Bulgaria... Cuanto más se acercaba a Lobstein, más se aproximaba también a un misterio que había aterrorizado incluso a los poderosos sultanes otomanos y que aún hace temblar a los campe-sinos de Europa del Este. Un misterio que ha dejado un rastro sangriento en manuscritos, viejos libros y canciones susurradas al oído. Para Gian Galeazzo y su hija llegar al final de la búsqueda puede significar un destino mucho peor que la muerte. Porque a cada paso que dan,  se convencen más de que él les está esperando. Y en sus corazones, retumba una pregunta angustiosa... ¿qué pasará entonces?

9. El Profeso y el Grial: 895 páginas en formato A4. Más de  275.000 palabras. Sinopsis: Esta novela, novena de la saga el Profeso, abarca básicamente tres años de historia medieval. Ambientada en el siglo XIII, va de una Sicilia bajo el dominio de Federico II, a la Europa del Sacro Imperio Romano donde se cruzan en la guerra y en la paz la Iglesia, el emperador, los caballeros del Temple,  los del Hospital y la secta de los Asesinos. El sitio de Montsegur  es el decorado de las pri-meras páginas, donde se hallas los hijos del Grial destinados a reconciliar las grandes religiones, según está escrito en un gran plan secreto por el que ellos serán los reyes que restablezcan la paz en la tierra. Con las tropas de Luis XI y del papa Inocencio III viene el caballero de Justicia de la Orden de San Juan de Jerusalén Fray Gian Galeazzo Ruspoli, el personaje principal  y cronista de los acontecimientos narrados en esta novela histórica. Fray Gian Galeazzo es testigo de cómo el Prieuré, una orden secreta al servicio del Grial, rescata a los hijos del Grial y hasta se ve involucrado en los hechos y obligado a favorecer la fuga. Así comienza para Fray Gian Galeazzo una fantástica y peligrosa odisea que lo lleva en primer término a Marsella, donde los fugitivos le abandonan para refugiarse en el territorio de Federico II. Tras una serie de peripecias inolvidables, Fray Gian Galeazzo llega al palacio del Papa; vuelve a huir cuando se descubre que su disfraz de cardenal ya no le sirve; y se gana la confianza de un antiguo superior hospitalario, entonces al ser-vicio de Federico II y vinculado al Prieuré que lo lleva a Otranto, donde vuelve a encontrarse con los hijos del Grial. Pero Clo y Mara tampoco allí están a salvo de los esbirros del papa, y la misión de ir dejando una pista falsa recae en Fray Gian Galeazzo, quien ha de atravesar toda Italia y alcanzar el sur de Alemania, en donde se unirá al nuncio papal, un sanjuanista que viaja de Lyon hacia el este para entrevistarse con el Gran Kan. El plan fracasa. Los elementos naturales no son propicios: en medio de una tormenta la comitiva queda diezmada, Fray Gian Galeazzo regresa a Otranto y recibe la noticia de que el papa ha derrotado en Lyon y depuesto a Federico II. La novela acaba en Constantinopla, y no será aquí donde el editor revelará el desenlace, emocionante e ines-perado. La historia y la ficción, ensambladas como rara vez se lo ha lo-grado en la literatura, cobran dimensiones de pantalla gigante. Pero lo sorprendente es que el complicado intríngulis de tramas, propio de la época y generalmente incomprensible, cobra transparencia en manos de Carlo Emanuele Ruspoli, y el lector no pierde la ilación en ningún momento. Con técnicas narrativas cercanas a las de la cinematografía -no por nada Carlo E. Ruspoli es primo tanto del actor Bart cómo del productor Tao, ambos Ruspoli y hombres de cine - y procurando en todo momento mantener ordenadas las infinitas piezas de este juego entre macabro y apasionante, Carlo Emanuele Ruspoli logra una de las novelas más estrepitosamente interesante de los últimos años, de lectura compulsiva y extraordinariamente amena.

10. El Profeso y los Borgia 1.160 páginas en formato A4, 377.900 palabras. Sinopsis: Mientras la peste negra devastaba Europa, los ciudadanos apartaban los ojos de la tierra y miraban hacia el cielo con desesperación. Algunos, los más inclinados hacia el pensamiento filosófico, intentaban encontrar ahí los secretos de la existencia, aquello que les permitiera desentrañar los grandes misterios de la vida; otros, los más pobres, tan sólo buscaban aliviar su sufrimiento. Y fue así como la rígida doctrina religiosa de la Edad Media empezó a perder su poder y fue reemplazada por el estudio de las grandes civilizaciones de la Antigüedad. A medida que la sed por las Cruzadas empezó a disminuir, los héroes del Olimpo renacieron y sus batallas volvieron a ser libradas. Fue así como los hombres le dieron la espalda a Dios y la razón volvió a reinar. Aquéllos fueron tiempos de grandes logros en la filosofía, en el arte, en la medicina y en la música. La cultura floreció con gran pompa y ceremonial, pero los hombres tuvieron que pagar un precio por cerrar sus corazones a Dios. Las viejas leyes se rompieron antes de crear otras nuevas que las suplieran. El humanismo, aquel giro desde el estricto cumplimiento de la palabra de Dios y la fe en la vida eterna hacia el «honor del hombre» y la búsqueda de recompensas en el mundo mate-rial, supuso, en realidad, una difícil transición. Entonces, Roma no era una ciudad bendita; era un lugar sin ley. En las calles, los ciudadanos eran asaltados y sus hogares saqueados, las prostitutas campaban a sus anchas y cientos de personas morían asesinadas. El país que conocemos como Italia aún no existía. Dentro de los límites de la «bota», el destino de cada ciudad era regido por rancias familias, reyes, señores feudales, duques u obispos. En lo que hoyes Italia, los vecinos luchaban entre sí por sus tierras, y aquellos que lograban la victoria siempre se mantenían en guardia, al acecho de la siguiente invasión. Las potencias extranjeras, siempre ávidas de conquistas, suponían una constante amenaza para los pequeños feudos de Italia. Los soberanos de España y Francia luchaban por ampliar sus fronteras y los turcos amenazaban las costas de la península. La Iglesia y la nobleza se disputaban el poder. Tras el Gran Cisma, cuando la existencia de dos papas dividió la Iglesia y redujo de forma dramática sus ingresos, la restauración de un único trono papal en Roma auguraba una nueva etapa de esplendor para el papado. Más poderosos que nunca, los líderes espirituales de la Iglesia sólo debían enfrentarse al poder terrenal de los reyes y los señores feudales. Y, aun así, la Santa Iglesia vivía sumida en una constante agitación, pues la corrupción se había asentado hasta en las más altas esferas del papado. Ignorando sus votos de castidad, los cardenales visitaban asiduamente a las cortesanas e incluso mantenían varias amantes al mismo tiempo. Los sobornos estaban a la orden del día y los clérigos eximían a los nobles de sus deberes para con Dios y perdonaban los más atroces pecados a cambio de dinero. Se decía que en Roma todo tenía un precio; con suficiente dinero se podían comprar iglesias, perdones, bulas e incluso la salvación eterna. El segundo hijo varón de cada familia era educado desde su nacimiento para la vida eclesiástica, tuviera o no vocación religiosa. La Iglesia ostentaba el derecho de coro-nar reyes y conceder todo tipo de privilegios terrenales, por lo que no había familia aristocrática en Italia que no ofreciese cuantiosos sobornos para conseguir que alguno de sus miembros ingresara en el colegio cardenalicio. Así era la vida en el Renacimiento. Así era el mundo del cardenal, luego papa, Rodrigo Borgia y de su familia. En pleno Renacimiento, Fray Gian Galeazzo Ruspoli y su hija Ginebra deciden esta vez viajar para ayudar y desenredar algunas de las maquinaciones e intrigas de los Borgia. La familia Ruspoli vive aún en la Toscana, entre Siena y Florencia, y no ha recalado todavía en Roma, por lo tanto no se producen rivalidades con las grandes familias romanas. Teniendo en cuenta que los Borgia y los Ruspoli estarán entroncados en otra época, Gian Galeazzo, ayudado por su hija, crea el enlace oportuno para con-vertirse en un buen aliado de los primeros. Entonces, establecen y regentan una librería que se convierte en el centro de las tramas de Roma. La institución se convierte en un símbolo del clan español de los Borgia, que gobiernan la ciudad con mano de hierro. Las grandes familias romanas que conspiran para conseguir la caída del Papa y de sus ambiciosos hijos Juan, César y Lucrecia, consideran la librería como uno de los objetivos a destruir. Gian Galeazzo y Ginebra son sobriamente felices a pesar de las traiciones, complots, adulterios, guerras y asesinatos que les rodean y que intentan resolver. Sin embargo Juan Borgia, un joven que detiene el poder delegado por su padre, y que no acepta negativas se encapricha de Ginebra. A partir de ese momento, padre e hija deberán enfrentarse al poder de sus protectores, los Borgia, para salvar su dignidad. Este es el inicio de unas gestas que llevarán a Gian Galeazzo a luchar junto al Gran Capitán por la conquista de Nápoles; a convertirse en fraile para derrocar a Savonarola en Florencia; a salvar la vida de un hijo de César Borgia; a luchar contra naves corsarias en el Mediterráneo y finalmente a enfrentarse a la Inquisición y a la peste en Valencia.

11. El Profeso y el chamán: 630 páginas en formato A4, 208.964 palabras. Sinopsis: Fray Gian Galeazzo y su hija Ginebra Ruspoli se encuentran en la fabulosa biblioteca de su mansión neoyorquina leyendo el libro de historia Retratos, anécdotas de los linajes Borja, Téllez-Girón, Marescotti y Ruspoli de su descendiente Carlo Emanuele. Este libro fue una fuente documental para su anterior misión en pleno Renacimiento, donde los Ruspoli, aliados de los Borja, les ayudaron a superar algunas de las múltiples dificultades e intrigas que intentaron ahogarlos, en aras de deshacer la leyenda negra que rodea dos generaciones Borja, la del papa Alejandro VI y de sus hijos Juan, Cesar, Lucrecia y Godofredo. Atraídos por la extraordinaria figura de Emanuele Ruspoli, se dan cuen-ta que su muerte prematura a los sesenta y un año es debida a la  enfermedad de la diabetes,  bastante desconocida a finales del siglo XIX. Solo veinte años después de su muerte se descubre la insulina que transforma el porvenir de los diabéticos, pero las presencia de la insulina en hierbas medicinales, como los frutos de la Mormodica charantia o de la Gymnena sylvestre que son ampliamente utilizados en Siberia para tratar la diabetes, anima a Fray Gian Galeazzo a viajar a Roma en el siglo XIX, tras la creación del reino de Italia, para ayudar a su descendiente a aliviar sus síntomas y tratar de arrestar el progreso de su enfermedad. Una copia del Códice Borgia indica a Gian Galeazzo que la solución, para encontrar y reconocer los remedios naturales contra la diabetes, es consultar con un chamán. El Profeso inicia así un viaje iniciático, desde Roma hasta el corazón de Siberia, a fines del siglo XIX. El motivo aparente de su arriesgada travesía es conseguir ese  bálsamo milagroso que podría devolver la salud a su descendiente. Pero también lo impulsa el deseo de huir de una pesadilla recurrente a la que no halla explicación. Su búsqueda lo llevará al encuentro de Gabdulkhay Akhatov, uno de los últimos grandes chamanes siberianos. De su mano, Gian Galeazzo conocerá a los seres de un mundo invisible, que lo reconfortarán o le acecharán mientras se dirige hacia un destino ineludible y sorprendente. Fascinados por el exótico encanto de esos parajes vírgenes, acompañaremos al Profeso en su marcha por la senda del chamán, al encuentro de nuestra propia luz y nuestro poder interior latente. Fray Gian Galeazzo vivió también otra experiencia esotérica  en México que visitó en otra de sus misiones en calidad de antropólogo. Los encuentros iniciáticos con un nagual o brujo yaqui Hitebi Yaitowi  se relatarán en letra cursiva. El chamán (del idioma tungu, de Siberia, xaman o schaman, y éste del verbo scha, "saber"), es un individuo al que se le atribuye la capacidad de modificar la realidad o la percepción colectiva de esta, de manera que no responden a una lógica causal. Esto se puede expresar finalmente, por ejemplo, en la facultad de curar, de comu-nicarse con los espíritus y de presentar habilidades visionarias y adivinatorias. Es el término usado para indicar a este tipo de persona, presente principalmente en las sociedades cazadoras y recolectoras de Asia, África, América y Oceanía y también en culturas prehistóricas de Europa. En algunas culturas se cree también que el chamán puede indicar en qué lugar se encuentra la caza e incluso alterar los factores climáticos. He aquí algunas de las primeras enseñanzas de un chamán:
El poder reside en el tipo de conocimiento que uno posee. ¿Qué sentido tiene conocer cosas inútiles? Eso no nos prepara para nuestro inevitable encuentro con lo desconocido.
Nada en este mundo es un regalo. Lo que ha de aprenderse debe aprenderse arduamente.
Un hombre va al conocimiento cómo va a la guerra: bien despier-to, con miedo, con respeto y con absoluta confianza. Ir de cual-quier otra forma al conocimiento o a la guerra es un error, y quien lo cometa puede correr el riesgo de no sobrevivir para lamentarlo. Cuando un hombre ha cumplido estos cuatro requisitos -estar bien despierto, y tener miedo, respeto y absoluta confianza- no hay errores por los que deba rendir cuentas; en tales condiciones, sus acciones pierden la torpeza de las acciones de un necio. Si un hombre así fracasa o sufre una derrota, no habrá perdido más que una batalla, y eso no le provocará lamentaciones lastimosas.
Ocuparse demasiado de uno mismo produce una terrible fatiga. Un hombre en esa posición está ciego y sordo a todo lo demás. La fatiga misma le impide ver las maravillas que lo rodean.
Cada vez que un hombre se propone aprender tiene que esforzarse como el que más, y los límites de su aprendizaje están deter-minados por su propia naturaleza. Por tanto, no tiene sentido ha-blar del conocimiento. El miedo al conocimiento es natural; todos lo experimentamos, y no podemos hacer nada al respecto. Pero por temible que sea el aprendizaje, es más terrible la idea de un hombre sin conocimiento.
Enfadarse con la gente significa que uno considera que los actos de los demás son importantes. Es imperativo dejar de sentir de esa manera. Los actos de los hombres no pueden ser lo suficien-temente importantes como para contrarrestar nuestra única alternativa viable: nuestro encuentro inmutable con el infinito.
Cualquier cosa es un camino entre un millón de caminos. Por tanto, un guerrero siempre debe tener presente que un camino es sólo un camino; si siente que no debería seguirlo, no debe per-manecer en él bajo ninguna circunstancia. Su decisión de mantenerse en ese camino o de abandonarlo debe estar libre de miedo o ambición. Debe observar cada camino de cerca y de manera deliberada. Y hay una pregunta que un guerrero tiene que hacerse, obligatoriamente: ¿Tiene corazón este camino? Todos los caminos son lo mismo: no llevan a ninguna parte. Sin embargo, un camino sin corazón nunca es agradable. En cambio, un camino con corazón resulta sencillo: a un guerrero no le cuesta tomarle gusto; el viaje se hace gozoso; mientras un hombre lo sigue, es uno con él.
Existe un mundo de felicidad donde no hay diferencia entre las cosas porque en él no hay nadie que pregunte por las diferencias. Pero ése no es el mundo de los hombres. Algunos hombres tienen la arrogancia de creer que viven en dos mundos, pero eso es pura arrogancia. Hay un único mundo para nosotros. Somos hombres, y debemos transitar con alegría el mundo de los hombres.
El hombre tiene cuatro enemigos naturales: el miedo, la claridad, el poder y la vejez. El miedo, la claridad y el poder pueden superarse, pero no la vejez. Su efecto puede ser pospuesto, pero nunca vencido.

12. El Profeso y el opio: 573 páginas en formato A4, 176.516 palabras. Sinopsis: Los griegos le llamaron opion, diminutivo de opós (jugo vegetal), al jugo de las adormideras, cuyo poder hipnótico y euforizante ya conocían hace seis mil años los sumerios, que llamaban a la adormidera 'planta de la alegría'. Este nombre aparece documentado en latín por Plinio como opium, con el mismo significado, en el siglo I de nuestra era. Homero describe en la Odisea los efectos de esta planta muy cono-cida en la Grecia clásica, aunque su uso, curiosamente, no se haya ex-tendido al resto de Europa a partir de los griegos, sino de los árabes. Éstos recogían el opio en Egipto, donde era usado ampliamente en medicina, y lo llevaban para venderlo tanto en Oriente como en Occidente: fueron así los primeros narcotraficantes en un tiempo en que esa profesión estaba menos desprestigiada, aunque en compensación, rendía ganancias mucho menores que hoy. El opio tiene un sinónimo que es poco conocido en español, a pesar de que figura en el Diccionario de la Real Academia: el anfión, documentado por primera vez en 1609 en el Diccionario de germanía, de Juan Hidalgo y que llegó a nuestra lengua a través del portugués anfião, que también proviene del griego opion. Hasta el siglo XIX, la venta de esta droga era libre, pues estaba rodeada por un aura de sustancia benéfica que aliviaba dolores y sufrimientos. Los adversarios del filósofo comunista alemán Karl Marx (1818-1883) recuerdan con frecuencia que era un enemigo de la religión con base en una supuesta frase suya en la que afirmaba que la religión era el opio del pueblo. En realidad, el fundador del comunismo quiso decir que la religión servía como alivio al sufrimiento de los pobres, como vemos en la cita completa: «La religión es el suspiro del oprimido, el corazón de un mundo insensible, el alma de situaciones desalmadas. Es el opio del pueblo». (Karl Marx, Collected papers, 1844). Esta novela histórica se centra alrededor del comercio del opio, una mezcla compleja de sustan-cias que se extrae de las cápsulas verdes de la adormidera (Papaver somniferum), que contiene la droga narcótica y analgésica llamada mor-fina y otros alcaloides. La adormidera (parecida a una amapola común) es una planta que puede llegar a crecer un metro y medio. Destacan sus flores blancas, violetas o fucsias. Es una planta anual que puede comenzar su ciclo en otoño, aunque lo habitual en el hemisferio norte es a partir de enero. Florece entre abril y junio dependiendo de la latitud, la altura y la variedad de la planta, momento en el que se puede proceder a la recolecta del opio. En esta duodécima entrega de la saga, Fray Gian Galeazzo Ruspoli asume el papel de William Douglas, marine-ro del clan homónimo que originó en el siglo IX la dinastía Marescotti Ruspoli en Italia, y regresa a Extremo Oriente. William Douglas echa sus raíces en la China del siglo XIX, creando un imperio comercial en una epopeya que tiene su telón de fondo la hegemonía de los piratas en los mares de China, las guerras del opio, las rebeliones, la corrupción de la corte  y las astutas maquinaciones de la emperatriz viuda. Gian Galeazzo tendrá un papel doble, tanto de fundador del comercio, como años después de hijo, y en esta etapa contará con la valiosa colaboración de su mujer Ileana, en el papel de Herzeloyde Douglas y de su hija Ginebra, en el de Acheflow Douglas  así como su mayordomo Flash Gordon en el de Theobald Douglas. Una dinastía inglesa echa sus raíces en la China del siglo XIX, y funda un gigantesco imperio comercial en una epopeya que tiene como telón de fondo la guerra del opio, la rebe-lión de los Taiping y las astutas maquinaciones de la emperatriz viuda. El marinero escocés William, miembro del Clan Douglas  (este es el dis-fraz elegido por Fray Gian Galeazzo) llega a China en un buque inglés que hacía la ruta de las Indias Orientales, acompañando a una delega-ción comercial que le ha contratado sólo porque sabe hablar manchú. Lo que ofrecen estos traficantes es la venta de opio de la India. La misión fracasa cuando los manchúes rechazan la oferta, y Douglas es secuestrado por los piratas del Loto Blanco. Douglas se convierte en amante de su antigua esclava, compañera del jefe de la secta, y tras muchas peripecias consigue que el emperador manchú le conceda el monopolio del comercio marítimo. Años después, la firma escocesa Douglas es rica y poderosa, y Archibald, uno de los hijos del fundador, denuncia los estragos que causa el opio. Los traficantes ingleses son detenidos, y el gobierno de su majestad británica inicia las hostilidades contra los manchúes. Estalla la guerra del opio. Archibald y su hermano Theobald, súbditos leales del emperador manchú, combaten contra sus antiguos compatriotas. Los manchúes pierden la guerra y los británicos conquistan Hong Kong y los privilegios que ambicionaban. Igualmente, el emperador manchú premia la lealtad de Archibald otorgándole el título de mandarín. El mandarín escocés y su familia serán protagonistas de todas las alternativas posteriores de la historia china: la feroz rebelión Taiping, encabezada por un fanático que dice ser hijo de Dios y hermano de Jesús; la quema del palacio de verano de Pekín durante una nueva guerra contra ingleses y franceses; las intrigas en el palacio y el harén imperiales, que culminan con la entronización de la emperatriz viuda; las torturas y decapitaciones de rebeldes y conspira-dores; la intervención de ejércitos mercenarios; el auge de los señores de la guerra y las bandas tribales. Una novela pródiga en acción y aventuras, que recrea la opulencia y la sórdida miseria de las ocho tribus manchúes. Los episodios más deslumbrantes, violentos y decisivos de la historia china del siglo XIX, entretejidos con la saga de una dinastía escocesa que construyó su imperio comercial bajo la dominación manchú. La hegemonía de los piratas en los mares de China. La corrupción de la corte. El poder de las concubinas y favoritas del harén imperial. La despiadada política del colonialismo inglés. La guerra del opio. La rebelión de los Taiping y su fanático caudillo. La destrucción del palacio de verano de Pekín. Las torturas y decapitaciones de prisioneros y vencidos. La contratación de ejércitos mercenarios. Y, como corolario, la designa-ción del primer mandarín escocés.

13. El Profeso y la yakuza: 575 páginas en formato A4, 179.610 palabras. Sinopsis: Fray Gian Galeazzo Ruspoli, caballero experto en artes marciales y sabiduría esotérica, entre muchos otros atributos, po-see poderes paranormales que le convierten casi en la única persona calificada para enfrentarse a una siniestra organización cuyo objetivo es dominar la economía mundial. La clave de esta conspiración se halla en la Villa Nebulosa, remoto paraje de la selva vietnamita y reino privado de Khun Sa, un perverso traficante de armas que, además, controla el negocio del opio a escala internacional. Khun Sa está dispuesto a con-seguir sus designios, y su poderío se basa en un arma secreta que puede reducir a escombros las principales ciudades del mundo. Con la ayuda de su fiel colaborador y mayordomo de su mansión de Nueva York, el ex policía Flash Gordon, Gian Galeazzo tendrá que superar innumerables obstáculos y peligros mortales para llegar a la Villa Nebulosa, ojo del huracán que se cierne sobre el mundo... El Sr. Gordon participa por segunda vez consecutiva en una misión del Profeso. El Profeso y la yakuza, es una historia que puede considerarse casi como una continuación o una consecuencia de la anterior novela de la saga El Profeso y el opio, pero se lee como una novela independiente, pletórica de intriga y acción. Con su habitual destreza narrativa, el autor plasma un frenético universo de violencia, riesgo y sexo, genuino lado oculto del caó-tico y ardiente mundo en que vivimos. La acción de esta novela se desarrolla entre Birmania, EUA, Japón, China, Reino Unido e Italia.

14. El Profeso y el dragón: 684 páginas en formato A4, 201.247 palabras. Sinopsis: Fray Giangaleazzo Ruspoli, caballero sanjuanista experto en artes marciales y sabiduría esotérica, entre muchos otros atributos, ha adquirido a lo largo de sus misiones unos poderes para-normales que le convierten casi en la única persona calificada para en-frentarse a las siniestras organizaciones cuyo objetivo es dominar la economía mundial. Sus conocimientos de meditación trascendental cuántica le permiten viajar en el tiempo. Su Fundación para la Paz (FFP) en Nueva York, de la que su creador Giangaleazzo es presidente y patrono, al igual que su hija, amplía la obra humanitaria y hospitalaria de la Orden de Malta y trabaja incesantemente para erradicar el terrorismo y el crimen. Con el respaldo del conglomerado de empresas Dou-glas International, tiene recursos casi ilimitados para dotarse de los medios humanos, equipos tecnológicos, armas, vehículos terrestres, marinos y aéreos necesarios para enfrentarse a las peores amenazas de la era contemporánea. La Fundación mantiene acuerdos de colaboración con servicios de inteligencia de varios países. Destaca en Estados Unidos la Douglas International Marítima y Submarina (DIMS), perteneciente al holding Douglas, una prestigiosa empresa cuyo presidente es el sagaz almirante Martin Sheen IV, que se entronca con la familia Douglas - Marescotti- Ruspoli por matrimonio. Giangaleazzo Ruspoli siempre prefiere asumir las funciones operativas de sus empresas y solo preside su Fundación. Un accidente nuclear en el Pacífico revela la existencia de un grupo ultra secreto japonés, cuyo objetivo es chantajear a Occidente, bajo amenaza de colocar bombas atómicas en puntos neurálgicos y asegurar la hegemonía comercial de Japón en todo el planeta.  Sin embargo, Fray Giangaleazzo Ruspoli y su fiel amigo y mayordomo, el ex policía Flash Gordon se convertirán en los únicos factores humanos capaces de neutralizar el peligro que se cierne sobre el mundo.  El Profeso y el dragón es una novela de alta tensión, cuya trama es casi una continuación de la anterior aventura, El Profeso y la yakuza. La obra literaria, cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción de sucesos o lances interesantes, de caracteres, de pasiones y de costumbres se lee como una novela independiente, no ofrece respiro al lector y confirma al autor, Carlo Emanuele Ruspoli,  como uno de los más cualificados exponentes actuales del género de novelas históricas de aventuras. La trepidante acción de esta novela se desarrolla entre Alaska, Washington, Océano Pacífico, Los Ángeles, Filipinas, Las Vegas, Palaos, Japón, Alemania…

15. El Profeso y el fundamentalismo: en preparación. Sinopsis: En la polvorienta ciudad de Mascate, en el sultanato de Omán, una banda de fanáticos terroristas ha sitiado la embajada norteamericana y amenaza con hacer una sangrienta matanza si no se accede a sus condiciones. En el Departamento de Estado de Washington, el patrono de la Fundación para la Paz, Giangaleazzo Ruspoli, de unos cuarenta años en esta ocasión, que conoce perfectamente el mundo árabe porque ha vivido en él mucho tiempo y habla correctamente el idioma, se ofrece en secreto para ir a solucionar el conflicto. Es la última esperanza mientras el plazo dado por los terroristas llega a su fin. La Fundación para la Paz (FFP) en Nueva York, de la que su creador Giangaleazzo es presidente y patrono, al igual que su hija, amplía la obra humanitaria y hospitalaria de la Orden de Malta y trabaja incesantemente para erradicar el terrorismo y el crimen. Con el respaldo del conglomerado de empresas Douglas International, tiene recursos casi ilimitados para dotarse de los medios humanos, equipos tecnológicos, armas, vehículos terrestres, marinos y aéreos necesarios para enfrentarse a las peores amenazas de la era contemporánea. La Fundación mantiene acuerdos de colaboración con servicios de inteligencia de varios países. Destaca en Estados Unidos la Douglas International Marítima y Submarina (DIMS), perteneciente al holding Douglas, una prestigiosa empresa cuyo presidente es el sagaz almirante Martin Sheen IV, que se entronca con la familia Douglas - Marescotti- Ruspoli por matrimonio. Giangaleazzo Ruspoli siempre prefiere asumir las funciones operativas de sus empresas y solo preside su Fundación. Así empieza la odisea de Giangaleazzo Ruspoli, un hombre aparentemente tranquilo que vive en su mansión destartalada de Manhattan en New York, o en su loft y hangar de Washington con su colección de vehículos antiguos, un hombre sin mayores ambiciones políticas, que se ve lanzado de repente al sangriento escenario de la locura terrorista. Trabajando solo en un mundo de pesadilla, se convierte en un héroe desconocido para el mundo. Él ha puesto como única condición para encargarse de aquella misión el anonimato, y su único deseo es que termine para volver de nuevo a su apacible vida privada con su hija Ginebra. Pero para Giangaleazzo Ruspoli aquella mi-sión será sólo el principio. Un año después, su participación en el asun-to de Mascate salta a la primera página de los periódicos de todo el mundo, filtrada por alguien desconocido. En los Estados Unidos aquella noticia empuja a Giangaleazzo Ruspoli al primer plano de la política, lo cual él nunca buscó ni deseó, mientras un peligroso grupo terrorista al conocer su identidad le busca para vengarse. Cada vez se ve con más claridad que existen fuerzas secretas en Norteamérica con un inimaginable poder a su disposición, en cuya agenda figura el nombre de Ruspoli. ¿Llegará a la presidencia o la muerte interrumpirá su carrera? En esta disyuntiva está también en juego el destino de la nación…




Por último hay que señalar otra novela histórica ambientada des-de la edad media hasta la moderna, El Confaloniero, cuyo personaje principal, Galeazzo Marescotti, héroe de Bolonia, por sus extraordina-rias virtudes, es el inspirador del personaje de Fray Gian Galeazzo Rus-poli. Los Marescotti se entroncaron con los Ruspoli en la edad moderna y los Ruspoli actuales descienden de ellos. Más que una novela histórica se trata de historia novelada, porque la vida de Galeazzo Marescotti es rigurosamente cierta y documentada, en particular en el libro de his-toria Retratos, Anécdotas y secretos de los linajes Borja, Téllez-Girón, Marescotti y Ruspoli del mismo autor, editado por la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía en mayo de 2011. Otro libro de historia, Los Bellegarde de Saint-Lary ya terminado, se editó digitalmente y se publicará en papel con la misma Academia. Antes de terminar, hay que señalar otros dos libros, Orientalia, un análisis antropológico de una treintena de países de Oriente, y la Comunidad de Propietarios, un libro divertido sobre mis experiencias como arquitecto, aún inédito.

16. El Confaloniero. 535 páginas en formato A5, 88.300 pala-bras. Sinopsis: es la epopeya medieval vivida por un poderoso linaje ita-liano de origen escocés, los Marescotti, descendiente del clan Douglas. El primero del linaje, Mario Escoto, hermano de Guillermo, conde Dou-glas y primo del Rey de Escocia, fue valido del emperador Carlomagno, salvó la vida al Papa León III, fue declarado Defensor de la Fe, nombrado Caballero Aurato, Senador de Roma, etcétera y hasta recibió el Anillo del Pescador en agradecimiento a su heroísmo. El emperador Carlomagno en agradecimiento a sus servicios militares le otorgó el rico feudo del condado de Bagnocavallo. El relato de las hazañas de los Marescotti abarca un periodo de seis siglos, al principio con los relatos de su con-dado y luego en Bolonia, y en el mismo hay temas de religión, historia, política, duelos, batallas, arquitectura, medicina, retos, desafíos, magia, esoterismo, superstición, locura, traiciones, torturas, reliquias, amor, etcétera. Los Marescotti, además, fueron los pioneros en Italia a establecer una relación especial con los judíos en la época feudal, acordando su plena integración en la vida pública del condado.
 Finalmente, para mayor detalles acerca de todos mis libros, nove-las históricas, relatos cortos, cuentos, arqueología, biología, cultura, economía, esoterismo, genealogía, grandes músicos, historia, ingeniería, juegos de naipes, jurisprudencia y legislación, marketing, política, vida sana, etcétera, recomiendo la lectura de mis blog que cuentan con más de 30.000 lectores y más de 730 artículos.

https://carloemanueleruspoli.blogspot.com
https://elprofesoylamonja.blogspot.com
https://hijadelprofeso.blogspot.com
https://retratosdeceruspoli.blogspot.com
https://fraygiangaleazzo.blogspot.com


Mis datos figuran también en las web que se reseñan a continua-ción:
https://sites.google.com/a/carloruspoli.com/www/
http://www.carloemanueleruspoli.com/

Este es el listado de mis PUBLICACIONES:
(la lista de artículos, mucho más extensa, debe considerarse como una muestra).

I. "Conceptos generales sobre el comercio exterior de España."(Ingeniería Química, 2/81).
II. "Las Comunidades Europeas y el efecto del ingreso español.”(Ingeniería Química, 9/84).
III. "Tipos de contratos en ejecución de industrias." (Alimentación, Equipos y Tecnología, XI/XII- 1986).
IV. "Actividades de la sección de tuberías en una sociedad de ingenie-ría." (Alimentación, Equipos y Tecnología, III/IV- 1988).
V. “Budapest, un día por los caminos de Raúl Wallemberg.” (Hospitalarios, XII- 2001).
VI. “Desigualdad y tele visibilidad.” (La Galera, I- 2002).
VII. Los Marescotti Ruspoli (Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía (RAMHG)  Web y Anales de la Real Academia).
VIII. San Francisco de Borja, Patrono de la nobleza española. (R.A.M.H.G. Web y Anales de la Real Academia).
IX. Don Emanuele Ruspoli, I principe di Poggio Suasa. (R.A.M.H.G. Web y Anales de la Real Academia).
X. Una docena de artículos históricos en La Moda en España. Cola-borador de la revista.
XI. "Retratos. Anécdotas y secretos de los linajes Borja, Téllez-Girón, Marescotti y Ruspoli" (2011). ISBN 9788488833068 y edición digital. (Kindle de Amazon).
XII. "Asesinato en el Letrán” (2012). ISBN 9781463317607 & ISBN 9781463317614. Edición papel y digital.
XIII. "El Confaloniero" (2012).ISBN 9781463317669 & ISBN 9781463317676. Edición papel y digital.
XIV. "El Profeso. Una epopeya de un héroe en la Edad Media" (2012). ISBN 9781463317485 & ISBN 9781463317508. Edición papel y digital.
XV. "El Profeso en Tíbet" (2012). ISBN 9781463317683 & ISBN 9781463317690. Edición papel y digital.
XVI. "Muerte de Profesos" (2012). ISBN 9781463317638 & ISBN 9781463317645. Edición papel y digital.
XVII. "Orientalia. Antropología, cultura, religión, historia y leyen-das de Oriente" (2012). ISBN 9781463317829 & ISBN 9781463317836. Edición papel y digital (Kindle de Amazon).
XVIII. Los Bellegarde de Saint Lary. Un linaje de Saboya por el mundo, edición digital. (Kindle de Amazon), pendiente de publicar.
XIX. El Profeso y el diablo, edición digital. (Kindle de Amazon), pen-diente de publicar.
XX. El Profeso y la monja, edición digital. (Kindle de Amazon), pen-diente de publicar.
XXI. El Profeso y el Emperador, edición digital. (Kindle de Amazon), pendiente de publicar.
XXII. La hija del Profeso, edición digital. (Kindle de Amazon), pendiente de publicar.
XXIII. El Profeso y el Grial, edición digital. (Kindle de Amazon), pen-diente de publicar.
XXIV. El Profeso y los Borgia, pendiente de publicar.
XXV. La Comunidad de Propietarios, pendiente de publicar.
XXVI. El Profeso y el chamán, pendiente de publicar.
XXVII. El Profeso y el opio, pendiente de publicar.
XXVIII. El Profeso y la yakuza, pendiente de publicar.
XXIX. El Profeso y el dragón, pendiente de publicar.
XXX. El Profeso y el fundamentalismo, en preparación.

A continuación, las portadas de algunos libros:
















           


















lunes, 21 de abril de 2014

El Profeso y el fundamentalismo

Franceses contra fundamentalistas musulmanes, siglo XIX.

En la polvorienta ciudad de Mascate, en el sultanato de Omán, una banda de fanáticos terroristas ha sitiado la embajada norteamericana y amenaza con hacer una sangrienta matanza si no se accede a sus condiciones. En el Departamento de Estado de Washington, el patrono de la Fundación para la Paz, Giangaleazzo Ruspoli, de unos cuarenta años en esta ocasión, que conoce perfectamente el mundo árabe porque ha vivido en él mucho tiempo y habla correctamente el idioma, se ofrece en secreto para ir a solucionar el conflicto. Es la última esperanza mientras el plazo dado por los terroristas llega a su fin. 

La Fundación para la Paz (FFP) en Nueva York, de la que su creador Giangaleazzo es presidente y patrono, al igual que su hija, amplía la obra humanitaria y hospitalaria de la Orden de Malta y trabaja incesantemente para erradicar el terrorismo y el crimen. Con el respaldo del conglomerado de empresas Douglas International, tiene recursos casi ilimitados para dotarse de los medios humanos, equipos tecnológicos, armas, vehículos terrestres, marinos y aéreos necesarios para enfrentarse a las peores amenazas de la era contemporánea. La Fundación mantiene acuerdos de colaboración con servicios de inteligencia de varios países. Destaca en Estados Unidos la Douglas International Marítima y Submarina (DIMS), perteneciente al holding Douglas, una prestigiosa empresa cuyo presidente es el sagaz almirante Martin Sheen IV, que se entronca con la familia Douglas - Marescotti- Ruspoli por matrimonio. Giangaleazzo Ruspoli siempre prefiere asumir las funciones operativas de sus empresas y solo preside su Fundación.

Así empieza la odisea de Giangaleazzo Ruspoli, un hombre aparentemente tranquilo que vive en su mansión destartalada de Manhattan en New York, o en su loft y hangar de Washington con su colección de vehículos antiguos, un hombre sin mayores ambiciones políticas, que se ve lanzado de repente al sangriento escenario de la locura terrorista. Trabajando solo en un mundo de pesadilla, se convierte en un héroe desconocido para el mundo. Él ha puesto como única condición para encargarse de aquella misión el anonimato, y su único deseo es que termine para volver de nuevo a su apacible vida privada con su hija Ginebra. Pero para Giangaleazzo Ruspoli aquella misión será sólo el principio. Un año después, su participación en el asunto de Mascate salta a la primera página de los periódicos de todo el mundo, filtrada por alguien desconocido. En los Estados Unidos aquella noticia empuja a Giangaleazzo Ruspoli al primer plano de la política, lo cual él nunca buscó ni deseó, mientras un peligroso grupo terrorista al conocer su identidad le busca para vengarse. 

Cada vez se ve con más claridad que existen fuerzas secretas en Norteamérica con un inimaginable poder a su disposición, en cuya agenda figura el nombre de Ruspoli. ¿Llegará a la presidencia o la muerte interrumpirá su carrera? En esta disyuntiva está también en juego el destino de la nación. 


Fundamentalistas contemporáneos con el Corán y las armas.

Biografía de Ramón Clairac y Villalonga

RAMÓN CLAIRAC y VILLALONGA

Por mar... en el Atlántico Sur. He de reconocer que a este marino no me lo he encontrado, ha sido al revés. Estuvo cincuenta y cinco años defendiendo los intereses de S.M. el Rey Católico y de su Patria España, por esos mares y tierras... de Dios. Le tocó vivir los años en que los buques españoles, aun cuando ya no eran los únicos amos y señores, todavía surcaban los mares orgullosos y con fuerza... Luego vino la derrota de Trafalgar, luego vino Napoleón y nuestros barcos se pudrieron, amarrados en los puertos, luego vino la independencia de las colonias, luego vino...

RAMÓN CLAIRAC Y VILLALONGA
(Torredembarra 1748- El Ferrol 1814)
Brigadier de la Real Armada, Comandante de las Malvinas en el Virreinato de Buenos Aires.
Clairac era vástago de una de las familias nobles de Francia que acompañaron a Felipe V por designación de su abuelo Luis XIV cuando éste heredó el trono de España.
Concretamente, sus padres fueron D. Diego Claudio Jacobo Clairac de Lamamye (*Toul, Francia 1703), que sirvió durante muchos años en el Regimiento de Caballería de Malta y alcanzó el grado de coronel de Caballería, y había casado en el año 1742, en la población catalana de San Juan de las Abadesas, con la señoritaTeresa de Villalonga y Sala.
Sus abuelos paternos fueron Etienne de Lamamye de Clairac(*1643) y María Claudia Dubois, descritos por el propio Diego Claudio, en la partida de bautismo de su hijo Miguel, como “Mariscal de Campo y Gobernador de Sant Omer (Flandes) y natural de Toulouse” y a ella como “nacida en París”.
Sus bisabuelos paternos fueron Jean de LAMAMYE (*1611) yJacqueline de FOREST  (*1619)

 VIDA MILITAR
Nuestro protagonista nació en 1748 en la localidad de Torredembarra, ingresa, en junio de 1759, en la Real Compañía de Guardias Marinas a la temprana edad de 11 años hecho nada inusual en la época.
Por aquella época su hermano Miguel (*Gandía 1745) ingresaba como cadete en un Regimiento de Caballería; al final de su vida militar llegó a Coronel, teniente coronel del Regimiento de Caballería del Infante.
A su hermano mayor, José (*El Vendrell 1732), le quedaban reservados las ventajas del mayorazgo, aunque, al parecer, también siguió la carrera de las armas, alcanzando el empleo de Coronel.
Existe alguna referencia en las publicaciones de la época (hemeroteca digital) que sitúa a un hermano de Ramón como si fuera clérigo…

Entre 1761 y 1763, Ramón, parece ser que poco aficionado a las matemáticas y astronomía, realiza su formación de marino efectuando continuas salidas al corso.
En 1764 realiza su primer embarque como oficial, y lo encontramos a bordo de la galeota Brillante, que había sido botada en Cartagena el año anterior.
Alférez de Fragata en Febrero de 1766; Alférez de Navío en   Octubre de 1767.
En 1768 le encontramos embarcado en el navío San Lorenzo, que había sido botado ese mismo año en Guarnizo, y era un navío de 2 puentes y 74 cañones, con una tripulación superior a 500 hombres, mandado por D. Joaquín Olivares.
Teniente de Fragata en Junio de 1774; Teniente de Navío en Abril de 1776; en 1780 participa en el bloqueo de Gibraltar.
Capitán de Fragata en noviembre de 1781, al año siguiente (1782) se le encomienda el mando de la corbeta Santa Elena, que había sido botada, en Ferrol,  un par de años antes, y estaba armada con 20 cañones y cuya quilla fue forrada de cobre por el sistema zulaque-cobre, en 1783, previamente a pasar al virreinato del Rio de la Plata, con la flota de Francisco Idiáquez.
A sus órdenes en la Santa Elena, como alférez, estuvo el luego brigadier D. José Laguna y Calderón de la Barca, que años más tarde, como Comandante Militar de Matrícula del puerto de Buenos Aires, tuvo que zurrarse la badana con los ingleses (1806) y en la revolución de Mayo (1810), defendiendo los intereses de nuestra Patria España.
En este virreinato, Ramón prestó sus servicios hasta el año 1791, y debemos destacar que este jefe naval fue por tres períodos Gobernador de las islas Malvinas, señalándose su total dedicación en tan dura posición.
Primer mandato en Malvinas:
Lo ejerció entre el 15/05/1785 y el 25/05/1786, era por entonces el virrey del Río de la Plata el sevillano D. Nicolás Felipe Cristóbal del Campo y Rodríguez de Salamanca, II marqués de Loreto
Al término de su primer mandato en las Malvinas, regresa y durante cuatro días ejerce el mando del Apostadero de Montevideo, ya que debido a la muerte de Idiáquez,  y estando él, que era el más antiguo, ausente en las Malvinas, el mando lo ejercía interinamente Hezeta, pero en seguida llega Basurto para hacerse cargo oficial del mando.
El apostadero de Montevideo fue creado en 1776, para sustituir al de Buenos Aires, capital del virreinato, ya que su puerto se cerraba a menudo debido a las arenas del río. Desde este Apostadero, como vemos, se sostenían las Malvinas, que se recuperaron de Francia por las buenas y de Inglaterra por las malas, y la Colonia de Sacramento que tantos problemas dio con Portugal.

Puerto de Montevideo

Segundo mandato en Malvinas
Lo ejerció entre el 15/05/1787 y el 10/04/1788, el virrey seguía siendo el mismo.
Tercer mandato en Malvinas
Lo ejerció entre el 16/05/1789 y el 30/06/1790, en el transcurso de este mandato hubo cambio de virrey, siendo nombrado D. Nicolás de Arredondo.

Mapa de la Isla de la Soledad, una de las Malvinas,
reconocida de orden del Capitán de Fragata D. Ramón Clairac.


El día 19 de marzo de 1789, inicia una expedición, de las consideradas como militar, a la Patagonia...

...Las realidades estratégicas en la América española durante el reinado de Carlos III se revelan apremiantes: toma inglesa de La Habana, presencia inglesa en el Golfo de Méjico, irrupción rusa en el noroeste, necesidad de delimitar la frontera con Brasil después del tratado de 1777, conveniencia de contrarrestar la presencia europea en el hemisferio sur (Bougainville, Cook). Por ello es lógico que, aparte de su finalidad científica, buena parte de las expediciones tengan como propósito principal asegurar la presencia española en estas zonas en litigio...

...por denuncia del Capitán Ramón Clayrac sobre la existencias de ingleses en la costa patagónica, durante su última gobernación de las Malvinas, se le confía la corbeta Santa Elena (116 tripulantes, tenía de eslora 117 pies de Burgos, es decir, 26,45 metros, de manga 8,4 metros y de puntal 4,2. Su calado medio era de 3,75 metros. La artillería estaba compuestade 18 cañones de a ocho con 720 balas, 2 cañones de a cuatro con 80 balas) y dos bergantines más (Belén y Carmen), para desalojarlos...

...con el objetivo de levantar planos de la zona, verificar la supuesta presencia de navíos extranjeros que se dedicaban a la caza de lobos marinos y ballenas y de posibles asentamientos en la costa que pudieran éstos utilizar como base, así como de sondear las intenciones de los indios y localizar la isla Pepys, conocida por los españoles como La Catalana, la cual era una incógnita cartográfica que deseaban desvelar los almirantazgos europeos, y la localización de algún venero de agua potable, dada la escasez de la misma en aquellos lugares...

...Una vez concluidas las misiones encomendadas, debía Clairac dirigirse a las Malvinas para relevar a Pedro de Mesa, actual gobernador del archipiélago, entregarle los diarios y la documentación de la expedición para que éste a su vez las pusiese en manos de las autoridades cuando fondease en Buenos Aires.

Después de una travesía, sin contratiempos, de un par de semanas de duración, arriban a Puerto Deseado el 2 de abril, y divisan de inmediato a dos navíos ingleses: la fragata Isabel Margarita, capitaneada por James Hopper y el bergantín Sappho, gobernado por Thomas Middleton. Inmediatamente, los capitanes ingleses abordan la corbeta española para cumplimentar y rendir obediencia a su capitán.

Interrogados ambos, declaran como su objetivo la pesca de las ballenas, lobos, y otros animales criados en el agua... declaran haber entrado en Puerto Deseado para hacer aguada y reparación de los barcos, y declaran desconocer la soberanía española de esas costas...

... tras ser inspeccionados los barcos ingleses que estaban llenos de aceite y pieles, el capitán Clairac les da seis días para abandonar el lugar, les recuerda lo ilegal de sus actividades y espera que la situación se resuelva amigablemente...

El día 9 de abril, una lancha zozobra por las corrientes y perecen siete tripulantes, siendo salvados otros cuatro…

... habiendo zarpado los barcos ingleses, arrasa y quema las instalaciones encontradas...

Una vez cumplida la misión en Puerto Deseado, era obligación de los marinos continuar la expedición rumbo a la Bahía de San Julián y la desembocadura del Río Santa Cruz, pero la pérdida de la lancha de la corbeta Santa Elena en el accidente en el que perecieron siete marineros hacía difícil este empeño. Ante esta delicada situación, Clairac convoca el día 18 una junta de oficiales y pilotos que decide unánimemente (lo que recalca el comandante en su informe para no afrontar él solo la responsabilidad de tal decisión) suspender la expedición y dirigirse directamente al destino que tenían asignado una vez finalizada la misma: Puerto de la Soledad, en las Islas Malvinas...

Durante su tercer mandato en las Malvinas es promovido al empleo de Capitán de Navío, en septiembre de 1789, llegando a figurar en el Estado Militar de España de 1807 y 1808 como el más antiguo del escalafón.

Se dice que para festejar la subida al trono del rey Carlos IV, noticia que llegó con diez meses de retraso, el capitán Clairac organizó festejos, incluidas corridas de toros,  durante tres días... en Puerto Soledad, allá en las Malvinas (la población tenía 103 habitantes en 1781: el gobernador, 2 sacerdotes, un funcionario del Tesoro, 3 oficiales, un cirujano, 50 soldados, 43 convictos, un albañil y un panadero).

"La jura al nuevo monarca se ejecutó el 4 de Noviembre de 1789, haciendo las funciones de Alférez Real D. José Blas Parexa, el Ministro de la Real Hacienda. El estandarte real fue llevado a la iglesia en solemne procesión que encabezó el Gobernador, su plana mayor y toda la tropa de guarnición, a caballo. En la capilla bien adornada e iluminada al máximo se cantó el tedeum en acción de gracias. También se formó una plaza de toros improvisada, pero donde había balcón y gradas. Para torear se destacaron "ocho individuos" (no sabemos si voluntarios), uno de matador, otro de rejoneador, dos picadores y cuatro "chulos", vestidos de uniforme adecuado. Se lidiaron en total 12 toros, a 4 por tarde, de los tres días que hubo corrida".

Por aquellas fechas llegaron a la zona las corbetas de la  expedición Malaspina-Bustamante y el virrey les encargó, apoyadas por el bergantín Carmen, la labor que no pudo terminar la expedición de Clairac...

En 1791, el día 1 de mayo, regresa a la Península al mando de la corbeta Santa Elena.

Entre los años 1794 y 1795, mandaba la fragata “Santa Leocadia” de 34 cañones, integrada en la escuadra de El Ferrol, división Vizcaya, a las órdenes del conde Morales de los Ríos.

En 1796 le creemos al mando del navío “Serio” botado en el año 1753 en Guarnizo, armado con 70 cañones, en el departamento de El Ferrol.

En 1799 mandaba el buque "San Agustín", navío de 74 cañones, que formaba parte de la escuadra al mando del teniente general D. Francisco Javier de Melgarejo y de Rojas; el día 27 de febrero embarca en este buque D. José Pedro de Barcaiztegui y Urbina, que luego luchó en Trafalgar a bordo del Asís y llegó a brigadier de la Armada y mandó el Apostadero de El Ferrol; la escuadra zarpa de El Ferrol el 28 de abril, con la intención de invadir Irlanda, los vientos y una escuadra británica obligan a los españoles a dirigirse al puerto francés de Rochefort donde quedan bloqueados en mayo,  ¡habían sido engañados por los franceses!, encontramos a Ramón ,unos meses después, luchando contra los británicos en el bloqueo, y saliendo con su buque para El Ferrol…

Destinado a tierra, a petición propia por motivos de salud, va a Ferrol, donde realiza fortificaciones de la ciudad y la defiende de los ataques de las tropas napoleónicas.

Posteriormente, debido a su destino… se perdió la memorable Batalla de Trafalgar…

Tras cincuenta años de servicio es promovido a Brigadier, en Febrero de 1809, falleciendo cinco años después, sin descendencia, en El Ferrol el 11-8-1814, hacía tres meses que había sido destruido, por su capitán para impedir que cayera en manos enemigas, el bergantín "Belén", aquel que veintinco años antes había estado a sus órdenes buscando la isla de Pepys, y luego colaboró con las corbetas de la expedición Malaspina-Bustamante.  Aquel año, dos meses antes de su muerte,  perdíamos Montevideo y su Apostadero Naval que tan bien conocía el brigadier…  Además Napoleón se había “marchado” de España.

La afición a los toros debió ser común a algunos de los miembros de esta familia, que aun llevando sangre francesa, eran españoles hasta los tuétanos...



Años más tarde, en 1885, en tierras de Salamanca, un descendiente (biznieto) de su hermano Miguel, D. Eloy Lamamie de Clairac y Bermúdez de Castro (1858-1913), licenciado en Derecho por la Universidad Central, formó una ganadería de toros bravos, con origen Vistahermosa, que aún existe...


Fuentes:
La expedición de Ramón de Clairac a la Patagonia en 1789 / JUAN ALFONSO MAESO. 1999
La Expedición Clairac a la Patagonia / Juan CHICHARRO ORTEGA Y LAMAMIÉ DE CLAIRAC.
BNE- Hemeroteca digital
PARES-Ministerio de Educación
Otros…